Historia del Opalo Español

El Ópalo Mexicano, la Piedra Nacional

La franja opalera viene recorriendo desde el sur de nuestro continente, el centro de Brasil, Honduras, México, el norte de E. U, Canadá y Alaska.


Y es precisamente en México en donde se concentraron  los ópalos más raros, puros y multicolores, los Estados del sur, Veracruz, Centro Hidalgo, Querétaro, Michoacán, Guanajuato Jalisco Nayarit y al Norte de Chihuahua. En todos estos estados se tiene noticia de yacimientos de ópalo, pero Querétaro es pionero en la minería de ópalo y se tiene noticias de que ya  en épocas antes de la conquista se usaban los ópalos por nuestros antepasados, y a la llegada de los Españoles tal fue su asombro por esta gema que se apoderaron de las minas para extraer ellos la preciada piedra.


Historia del Ópalo


QUERÉTARO CUNA DEL ÓPALO Y PIONEROS DE LA MINERÍA.


De acuerdo con datos históricos, los ópalos de México fueron utilizados por el pueblo azteca para la elaboración de artículos ornamentales  y ceremoniales entre los años 1200 y 1519. Al ópalo se le conocía con el nombre vitzitziltecpal o "piedra colibrí", en alusión  al parecido de la iridiscencia de la gema con la del plumaje del ave. Uno de los ópalos empleados por los aztecas conocido mundialmente con el nombre de dios del sol azteca, se supone que fue hallado en un templo en el siglo XVI, y después formo parte  de la colección de gemas de Hope. En 1881 se vendió al Museo de Historia  Natural de Chicago, para formar parte de la colección de gemas Tiffany.


Con la conquista de los españoles se perdieron las localidades  conocidas de ópalo, hasta que, en 1840, don José María Siurab redescubrió los depósitos y comenzó a trabajar las minas Santa María Iris, en  Hacienda Esmeralda. En 1855 se descubrió otros depósitos importantes  en la Hacienda Esperanza, la Mina La carbonera, entre otras. Mineros pionero como Don Leonardo Godínez, Bulmaro Hernández, Joaquín Ontiveros y Eugenio Ontiveros este último obtuvo la concesión de la mina Los Cascarones, mina que tuvo gran producción en aquellos tiempos. La región alcanza su apogeo en el año de 1969 como resultado de la gran demanda de ópalo en el extranjero.


"1950"
Magdalena, Tierra de Ópalos e Historia

El año más importante en la historia del ópalo en Magdalena, descubrieron los depósitos de la preciada gema, la primera mina encontrada en la región fue mina La Única cerca del rancho Huitzizilapan, municipio de Magdalena; Un año más tarde se descubrió  Las Latillas y la de La Mora en el cerro de San Andrés.


Durante los años 60  las minas de la región se explotaron al máximo obteniendo la mayor producción que las minas del estado de Querétaro, años de auge se vivió y surgieron más minas en la región y sus alrededores.


Minas nuevas descubiertas accidentalmente y otras fueron buscadas por grandes conocedores de minas de ópalo; minas descubiertas como San Simón, Las Cruces, San  Martín, Santa Cecilia, San José, El Huaxical, El Cobano  y La Perla así como otras al paso del tiempo.


Las piedras más importantes de la historia del ópalo surgieron de las minas más ricas de la región de Magdalena, Jalisco y la más rica en minas de ópalo del país.


HISTORIA DEL ÓPALO EN MAGDALENA

En el año de 1957-58 Un Querétaro llamado Alfonso Ramírez por accidente llego hasta esta tierras Jaliscienses, se percató de la existencia  de esta preciosa gema, que ya en Querétaro era conocida y apreciada por su belleza y por el valor que tenía, posteriormente fueron llegando más Queretanos atraídos por el auge del ópalo.


La primera mina descubierta en la región fue La Única, ubicada en las faldas del volcán de Tequila, posteriormente se descubrieron las minas de La Estancia, San Simón, La Mora, El Huaxical, Las Latillas, Las Cruces, San Martín, La Pata de Gallo, Mina del Hostotipaquillo y también en la sierra de El Salvador Municipio de Tequila fueron descubiertas varias minas como: La Perla, El Cobano, Las Azucenas, El Santo niño, La Linda, El Verde, Acatan, La Camelia, Las Crucitas y La Falda, todas estas minas fueron descubiertas y explotadas y fue así que en los años de 1965-1975 tuvo lugar en la región la fiebre del ópalo. Se dice que salían ópalos en tal cantidad que se vendían por costales y que las personas que se dedicaban a los ópalos se contaban   por miles ¡ Ha aquellos tiempos! Dice la gente que vivió aquella época de bonanza, aún existen muchas personas que vivieron esos tiempos y es muy interesante escuchar sus anécdotas y sus historias de lo que fue un día la fiebre del ópalo.


EL ÓPALO EN EL MUNDO

A través de los años esta piedra  a dado la vuelta al mundo cautivando por su belleza y por su misterio que encierra  a quien la ve, los países que consumen  más ópalos son los Japoneses, Los Alemanes, E. U, Corea, Suiza, Francia e  Italia y es de mucho orgullo  decir que en todas las exposiciones internacionales el ópalo tiene presencia ya que es indispensable y necesario para cubrir con ella el tan amplio mundo de las piedras preciosas, por ser una piedra bonita, rara y misteriosa.

COMPOSICIÓN DEL ÓPALO


CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL ÓPALO.

El ópalo está constituido por gel de sílice solidificada, cuya composición es  dióxido de silicio con agua (SiO2.nH2O).La cantidad de agua oscila entre 4 y 9%,  pero
puede llegar a 20%. El índice de refracción y la densidad disminuyen al aumentar
el  contenido acuoso.


El ópalo mexicano es amorfo, es decir  carece de estructura cristalina. Sin embargo posee un arreglo interno constituido por diminutas esferas de sílice amorfa estrechamente empaquetadas.


El ópalo posee de 5. 5 a 6.5 ptos. de dureza y de 2.0 a 2.2 de densidad fractura conoidal y brillo vítreo o graso. Es transparente a traslucido. Su color es muy variado y recibe diferentes denominaciones según esta propiedad. El ópalo común  generalmente es blanco lechoso, amarillento o incoloro y opaco. Sin juego de colores.


En la escala de dureza; el diamante es la piedra más resistente  con 10 ptos. de dureza, le sigue el rubí, esmeralda, zafiro, y al  ópalo lo encontramos con 5.5 a 6.5 ptos. aproximadamente de dureza.


La hialita es un ópalo  incoloro y transparente que se presentan en glóbulos similares a gotas de agua; no presentan en general juego de colores, pero si lo tiene son en forma de destellos coloreados que parten de un interior incoloro y se denomina ópalo de agua, una variedad muy parecida del mineral.


El ópalo precioso exhibe un juego de colorees, los cuales se originan por difracción,  a diferencia de la mayoría de las gemas, cuyo color resulta de la elaboración de las distintas longitudes de onda de la luz blanca. El ópalo precioso se presenta en distintas variedades: ópalo negro, muy preciado, con destellos de color sobre un fondo negro; ópalo azul oscuro; ópalo verde oscuro; ópalo blanco, con juego de colores menos espectaculares sobre un fondo blanco o gris, ópalo de fuego por todos apreciado.


El ópalo  es isotópico; su índice de refracción es de 1.44 al 1.46. El juego de colores del ópalo precioso se debe a características de su estructura; aunque amorfo, el ópalo no es un material homogéneo, como el vidrio, sino que está formado por esferas uniformes  de 1.5 a  3.0   A de diámetro de sílice  amorfa dispuesta en una red tridimensional cuyos huecos están ocupados por aire y agua.



CARACTERÍSTICAS DEL ÓPALO

La calidad y características del ópalo Mexicano es a diferencia de otros, más rico en su gama de colores, ya que los podemos encontrar  en casi todos los colores, rojo, verde, amarillo, azul, naranja, lila, blanco y en especial el ópalo negro que es el ópalo más raro por su color, otra característica del ópalo, es que  no hay dos ópalos iguales, las diferentes minas de la región tienen características diferentes sus ópalos, solo un experto puede reconocer hasta en un 70 %  de que mina son.


La experiencia de los años en el medio es punto indispensable para poder distinguir la procedencia de los ópalos de las diferentes minas. ¡Cuidado!  Es peligroso comprar ópalos de manos de gente de la calle o que no tenga establecimiento, compre con garantía, ya que el ópalo  Mexicano sale de la tierra y muchos de ellos salen cuando aún no han alcanzado su plena maduración y por eso es  que sufren transformaciones como manchas blancas o quebraduras, a estos ópalos los llamamos ópalos tiernos por haber salido antes de tiempo, estos ópalos se pueden curar por medio de agua para hidratarlos pero con el tiempo de uno a ocho días vuelven a sufrir  la misma transformación. Es recomendable que un experto le dé información referente a las diferentes etapas que tiene los ópalos para que este seguro confiado de lo que quiere adquirir.


Las diferentes presentaciones que tienen los ópalos se las da la misma formación que adquiere cuando sale de la mina, ya que salen en formas, tamaños y colores  inimaginables y es donde los expertos les dan sus usos y mejores aprovechamiento como: ópalos pulidos en forma tradicional, capuchones, tortugas con caparazón de ópalo, matiz de ópalo o canteras, ópalos pulidos en forma natural o formas libres, joyería plata y oro, Esculturas, figuras de asimilados, encapsulados en resina y un sin fin de cosas que la creatividad del artesano le quiera dar.